vie24032017

Versión Móvil
Tam. texto

Poco pan y mucho circo

Benditos ignorantes

  • PDF

Entraré al juego, que estoy retozón, y durante los siguientes párrafos dejaré que me alisten en la ridículamente acuñada “Secta Pedagógica” o, según otros, en el bando de los pedabobos, psicopedalocos o como quieran llamarnos. Siempre bajo el movimiento, cada vez más evidente, de la antipedagogía.

Todo a raíz de la reciente publicación -y dueto de marketing- de dos obras claramente incendiarias: La conjura de los ignorantes, de Ricardo Moreno Castillo, y Contra la nueva educación, de Alberto Royo. Ensayos dirigidos a la yugular de la pedagogía que buscan demostrar la falta de rigurosidad científica de sus principios, la vacuidad de nuestro vocabulario y la necedad de quienes, entre otras muchas lindezas, consideran dañinos vendedores de humo. Add a comment

Leer más...

Si Sísifo levantara la cabeza

  • PDF

Imaginen dos personas con una misma tarea: construir, siguiendo un sencillo modelo, un juguete de Lego (http://www.lego.com/es-es/bionicle). Tras realizarlo, y recibir una módica compensación económica por el esfuerzo, a los dos se les da la posibilidad de repetir la actividad, eso sí, bajando un poco más la recompensa final. Así indefinidamente hasta que uno de los dos participantes muestre su deseo de abandonar la prueba. La única diferencia entre ambos radica en que mientras a uno le conservan las piezas montadas, formando una curiosa colección, al otro siempre le destruyen el modelo antes de comenzar con el siguiente. El primero, por norma, terminará haciendo más figuritas que el segundo.

Add a comment

Leer más...

¡Allí!

  • PDF

Contaba Tagore que Govinda, avezado maestro seike, disfrutaba de la lectura junto al río Yamuna cuando uno de sus discípulos, para mostrar su aprecio pero también sus riquezas, se acercó al sabio con un par de brazaletes de oro y piedras preciosas diciendo: “Te traigo un pobre regalo, indigno de ser aceptado por ti”. Govinda, más indiferente que ufano, cogió el primero para juguetear al darle vueltas con uno de sus dedos, cada vez más rápido. Como era de esperar, el brazalete tomó tanta velocidad que salió volando para perderse bajo las aguas.

Add a comment

Leer más...

Así son las cosas

  • PDF

Conforme nos vamos acercando a cualquier periodo electoral los sondeos y encuestas aparecen como setas. Tras las mismas, muchos se preguntan cómo es posible que fallen más que una escopeta de feria. Lejos de cuestionarlas, nos volvemos locos pensando qué ha pasado sin caer en la cuenta de que, quizá, no fallan tanto como suponemos.

Add a comment

Leer más...

La mentira de Sileno

  • PDF

Europa, más que haber sido raptada en un gesto machista por el todopoderoso Zeus, está apolíneamente embriagada de su vástago, valga la redundancia. Con permiso de su padre, Apolo fue el dios más venerado de todos y entre otras muchas virtudes encarnaba la armonía de la ensoñación y la fantasía, las apariencias precisas y bellas, la mesura y, quizá sobre todo, la luz de la verdad. Todas esas aspiraciones que como europeos decimos defender y, a la hora de la verdad, se convierten en podridas y atragantadas palabras.

Add a comment

Leer más...

Mucha mierda

  • PDF

Por muy sádico que parezca, para hervir una rana viva tenemos que ir subiendo la temperatura gradualmente, sin prisas pero sin pausas, pues de otra forma el ufano batracio notaría el peligro y poco tardaría en escapar de la trampa.

Esta metáfora me viene de rechupete para entender cómo es posible que en nuestro país hayan tenido tan poca repercusión los mensajes de apoyo de la Casa Real al investigado López Madrid, AKA “compi yogui”. Algo que, por otro lado, se veía claramente venir cuando tras el desafortunado y presidencial “Luis, sé fuerte”, todos siguieron tan panchos en sus puestos. No sacaré a colación el manido tópico de que vivimos en un país de pandereta, pues a las evidencias me remito, pero sí que quisiera diseccionar este suceso para resolver si, en verdad y como las partes de esta conversación sugieren, vivimos en un país “muy difícil”.

Add a comment

Leer más...

Hasta el rabo

  • PDF

Con un palmo de narices. Así se debieron quedar los que creían que a Sánchez le iba a pasar como al asno de Buridán, que por no saber decidir entre dos sacos de comida, murió de hambre. Ya puestos, la fábula estaría más cerca del inmovilismo de Rajoy, pasado de moda y a la espera de que lleguen los productos de la nueva temporada. ¿Será moda de hombre o de mujer? En el segundo caso, seguramente venga en tallas pequeñas.

Frente a la soberbia de Podemos, cada vez menos tolerada, Sánchez eligió la mesura de Ciudadanos, cada vez más cotizada. Una clara estrategia ganadora (win-win) pues si le sale bien será investido, algo muy poco probable, pero si le sale mal saldrá reforzado. Partido a partido, y no tanto programa a programa, el líder socialista está construyendo una imagen de malogrado corredor de fondo que, sin tropezar, consigue que su trote, lejos de ser cochinero, sea tan corto como firme. Esquivando puñaladas en casa y sorteando manzanas envenenadas desde fuera, Sánchez ha conseguido que en él veamos las trazas presidenciales que, como la bruma, abandonan por segundos a Rajoy. Vísteme despacio, que tengo prisa, parece querer decirnos con cada paso que da. El beneplácito de las bases a sus maniobras de negociación es otro claro ejemplo que refuerza ese halo de poder, que no de autoridad impuesta, que hemos de reconocerle. Más allá de ver el vaso medio lleno o medio vacío por el alto índice de abstención -poco menos del 50%- el apoyo ha sido evidente.

Add a comment

Leer más...

Pim, pam, pum

  • PDF

Llevamos demasiados días asistiendo a un espectáculo que no nos merecemos, y ya que las últimas semanas han sido muy escénicas, permítanme la licencia teatral. Vaya por delante que hablaré de títeres, sí, pero sin intención de zaherir a nadie. De no avisar, mis palabras podrían fácilmente malinterpretarse, pero no me negarán que la tragicomedia está más que servida. Quede justificado el recurso y que nadie se enoje. Al menos no más de lo que ya estén.

Mientras a uno se le rompe la cuerda del brazo, pues es incapaz de levantarlo para saludar, el otro no tiene articulada la barbilla, pues -pese a no achantarse- ciertamente vende cara la muy. Más allá de los protagonistas de primera línea, y sin candidatura a mejor actor, tenemos otros dos que se esfuerzan por hacer títere a los primeros y que, durante el proceso, dejan a pocos con cabeza.

Add a comment

Leer más...

Reflexiones de un chalado

  • PDF

Francisco Rivera tiene clarísimo que su hija, en sus brazos mientras toreaba, no ha corrido ningún tipo de peligro. Tan claro como que todos aquellos que pensemos lo contrario caemos directamente en el trastorno del que se chala.

Chalado, querido torero -pues me niego a llamarle maestro-, es una persona alelada, falta de seso o juicio. Como, por ejemplo, un padre que anteponga sus gustos y preferencias ante la seguridad de su familia. Así de simple.

Que sí, que era una becerrita de solamente 120 kilos, unos cuantos más que la pequeña y otros tantos más que su padre. Lo justo, mire usted, para aplastar a la criaturita en un descuido. Hasta los gatos, jugando, arañan más de lo que quisieran.

Add a comment

Leer más...

De Rodríguez

  • PDF

Así estamos en política, señores: de Rodríguez. Y que conste que no lo digo porque la parienta -o el de turno- se haya marchado para que podamos hacer y deshacer a nuestras anchas, que hasta cierto punto también, sino por la atención mediática que el diputado Alberto Rodríguez, con sus rastas, ha causado. Casi tanta como para eclipsar a un bebé que pasaba de mano en mano como si estuviéramos -si es que no lo estamos- en periodo electoral.

Pero no son casos aislados. Estos nuevos vientos han traído más de un 60% de nuevos diputados, y los medios se enciscan en compartir, estúpidamente boquiabiertos, la variopinta amalgama de bagajes que nuestros representantes, con una media de edad de poco más de cuarenta años, ostentan.

Add a comment

Leer más...

Ni contigo ni sin ti

  • PDF

Segundas partes nunca fueron buenas, al menos eso dicen los entendidos del celuloide. Ahora bien, a cada uno le toca decidir si el mal menor reside en unos segundos comicios o en un segundo tiempo de Rajoy en la Moncloa pues, viendo cómo está el patio, salga quien salga embestido -que no solo investido- lo tiene crudo para aguantar los cuatro años de legislatura. Estamos ante un periodo de transición, un “todavía no”, que antes o después deberá concretarse.

En mi anterior artículo resumí los resultados electorales dando por ganadores a la antigua derecha y a la nueva izquierda y hoy, viendo cómo cada uno sigue acercando el ascua a su sardina y el fantasma de las elecciones primaverales se aparece con mayor asiduidad, me gustaría jugar a vaticinar lo que se nos podría venir encima. Todo ello más allá de los miedos de estabilidad y gobernabilidad que desde los dos grandes grupos, y con la aquiescencia de Ciudadanos, se empeñan en meternos hasta los huesos. ¿Tanto temen a Podemos que ya solamente les queda ignorarlo?

Add a comment

Leer más...

ss

 

Conectamos

Redacción

Calle del Trabuco 21 2B. 16001, Cuenca
local@cuencanews.es

 

Departamento de Publicidad

Torrijos Publicidad

Cuenca News + Kiss FM + Portalfree + Regalo Publicitario
publicidad@cuencanews.es

torrijospublicidad@gmail.com
607 531 133

 

 

 

Torrijos Publicidad