www.cuencanews.es
Escapada fin de semana| Paseo por la villa de San Clemente

Escapada fin de semana| Paseo por la villa de San Clemente

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Situada en plena llanura manchega, en la subcomarca del Rus, La Villa de San Clemente, es una de las localidades más importantes del sur de la provincia de Cuenca.

Habitada desde muy antiguo, como certifican los vestigios de edificaciones romanas halladas en la zona. Perteneció a las Ordenes Militares que la utilizaron como uno de los últimos bastiones defensivos castellanos para contener el avance sarraceno.

 

 

En los siglos XV y XVIII, San Clemente, adquiere notoriedad y aire de villa elegante y señorial que le lleva a erigirse en un claro exponente del renacimiento en Castilla. Tierra de buenos viñedos y ganados. Miguel de Cervantes Saavedra, la retrato en el “Quijote”.

 

Posee un conjunto monumental excelso. El casco antiguo se encaja en torno a la Plaza Mayor, donde se alza el Ayuntamiento. Construcción del siglo XVI que consta de dos plantas con galería pontificada cada una, cubierta con ventanas la planta superior. En el centro, se situá un fabuloso escudo imperial, levantándose hacia un lado el magnifico torreón con su reloj.

 

Enfrente del Ayuntamiento se situá la casa de Cultura. Un edificio del siglo XVI que en uno de sus laterales tiene el llamado Arco Romano. Mención especial merece la iglesia de Santiago Apóstol, -declarada junto con La Casa Consistorial-, Bienes de interés Cultural.

 

La parroquia de Santiago Apóstol se construyo en el siglo XV y se rehabilito durante el XVI, de ahí que destaque la vía renacentista, con presencia de abundantes utensilios góticos. Consta de tres naves, torre de tres cuerpos y dos portadas, ambas con bóveda de cañón, quedan a la Plaza Mayor y a la plaza de la iglesia respectivamente. Resalta en el interior una gran cruz de alabastro de estilo gótico que preside el altar.

 

Pero el completísimo patrimonio histórico, por el que fue declarada la Villa como Conjunto Histórico-Artístico en 1980 no termina en los mencionados anteriormente. También cuenta con edificaciones religiosas, como los conventos de las Clarisas, las Carmelitas Descalzas, las Trinitarias, los Franciscanos y la antigua iglesia de los Jesuitas.

Destacando también la arquitectura civil de los palacios de los Villena, de Francisco Martínez del Peral, de Oma, de los Risueños o del Marqués de Valdeguerrero.

 

Sin pasar por alto los inmuebles públicos, como el Pósito, que albergó la carnicería de la villa y luego desempeño labores de almacén de cereales; o militares, como la antigua torre de vigiá del siglo XV que desde 1998 acoge el Mueso de Labranza y la Oficina de Turismo de San Clemente.

 

Hablar de la villa de San Clemente, es mencionar a la morena Virgen de Rus. La devoción y pasión a la Virgen está testificada desde antes de la presencia musulmana en la península hallándose restos de una antigua ermita visigótica. Sin olvidar a la Virgen del Remido o de los Hortelanos muy querida en la localidad.

 

Rafael Torres

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.