www.cuencanews.es

Querida Marina

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Querida Marina

Te escribo estas palabras desde la pena y el cariño, y eso que no nos conocíamos, quizás nos cruzamos alguna vez por las calles de Cuenca, pero no tuvimos la oportunidad de conocernos, porque alguien pensó tener poder sobre ti y decidió acabar con tu vida, y con ella acabar con la vida de Laura, y a su vez acabó con vuestros sueños, destrozó a vuestras familias y seres queridos, y nos dejó a mucha gente sin la oportunidad de conocernos.

Hay quien pensará que porqué escribo esta carta, y es que me dueles, me duele que un ASESINO decidiese acabar con lo más valioso que tenemos: la vida, tu vida y la de Laura, y me duele que ahora en el proceso de juzgar al único acusado por vuestra muerte se cuestionen ciertas cosas. Yo no soy jueza, ni tengo conocimientos jurídicos, eso se lo dejo a quienes saben, y les pido que caiga el mayor peso de la ley sobre él, y se haga la mayor justicia posible. Pero soy mujer, y se lo que eso conlleva, lo que la sociedad nos deja de regalo desde que nacemos, y es la vulnerabilidad hacia los hombres que se creen que somos su propiedad y pueden hacer con nosotras lo que les venga en gana.

Se ha hablado en el juicio oficial, y en el que se hace paralelamente en las calles, corrillos y bares, de porqué no denunciaste, como si eso te hiciese de alguna forma más responsable, o menos victima; cómo si hoy en día denunciar significase que ya no podía hacerte más daño... Sólo hace falta ir a los datos, y ver que está creciendo el número de asesinadas con denuncia previa, aun tengo en la mente clavada la noticia de la chica que murió en Murcia, mientras ella denunciaba, él compraba la escalera y el cuchillo que le permitió acabar con su vida. También se cuestiona a tu entorno, quienes te dieron apoyo, cariño y soporte para que siguieses adelante, no denunciaron, pero no las hace responsables, ni hace que mirasen para otro lado, siguieron acompañándote, cosa que la justicia, por muchas denuncias que haya, no siempre hace, ellas estuvieron y hoy están contigo, luchando y apoyándote.

Pero Marina, somos mujeres y siempre se nos pone en duda a nosotras, nadie, de los que sí podían haberte salvado hizo nada. Él ya tenía una condena, hasta estuvo en la cárcel, y ya lo dice nuestra Constitución, el fin de las penas privatorias de libertad es la reinserción del condenado. Aquí es donde el sistema y el Estado fallaron. El no se reinsertó, y pudo libremente seguir sintiéndose con poder sobre la mujer. ¿Si la justicia y el Estado no pudieron frenarlo, porqué ibas a poder frenarlo tú? Nadie se cuestiona esto, es más fácil cuestionarte a ti, cuando bien es sabido que en una relación de maltrato, el maltratador anula a la persona maltratada, y eso conlleva la naturalización de la situación, además de crear miedo, y todas sabemos que el miedo nos paraliza. Tú optaste por alejarte de el, sentimental e incluso poniendo muchísimos kilómetros por medio, esperando que así la distancia hiciese el olvido.

Y cuando tú te vas reponiendo, cuando tus ojos vuelven a brillar, cuando te estás recuperando a ti misma, cuando el miedo se va disolviendo, y tu vida se va rearmando, cuando piensas que ya llega el final de esa pesadilla, él decide cómo va a ser el final.

Marina, mi niña, no, tú no eres responsable de nada, tú fuiste valiente, fuiste fuerte, sólo querías quererte, ser una persona libre, amar y ser amada con respeto, vivir, ser feliz, y es que eso es lo que tú te merecías, no lo dudes ni por un segundo, que tú merecías

volver a empezar, quien no lo mereció fue él, pero él si tuvo una segunda oportunidad al salir de la cárcel, sin que estuviese reinsertado, sin que nadie lo evaluase, o hiciese un seguimiento. ¡Qué injusta es la vida!

Y ahora, sin ser jueza, quiero hacer mi sentencia, y es que en esta historia hay un sólo culpable, quien acabó con vuestras vidas, Marina y Laura, y si hay que pedir alguna responsabilidad, será a quienes hacen leyes que no se cumplen, a quienes no ponen los medios para rehabilitar a los que comenten delitos, a quienes no establecen formas de hacer seguimiento de los delincuentes cuando “cumplen una pena” pero sólo de los días en la cárcel, y de quienes siguen manteniendo en pie una sociedad que permite que aún hoy en día haya hombres que se sigan sintiendo con poder sobre la mujer, esos son responsables indirectos de vuestra muerte.

Marina, me despido de ti, entristecida porque nunca tendré la oportunidad de conocerte, pero si tendré, junto con muchas más, la oportunidad de recordarte, a ti, a Laura, y a todas las que engrosan una cifra escandalosa de ASESINADAS por la violencia de género, y junto con tu recuerdo lucharemos para que, primero, haya justicia, y segundo, esto cambie y podamos vivir sin las cadenas de la violencia que ejerce el machismo sobre nosotras.

Marina, Laura, nosotras no os olvidamos.

Comando Violeta Cuenca

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.