www.cuencanews.es
Lápida de un fallecido por la peste bubónica en la localidad de Eyam
Ampliar
Lápida de un fallecido por la peste bubónica en la localidad de Eyam

Eyam, el pueblo inglés que venció a la Peste en el siglo XVII: lecciones del pasado

domingo 24 de mayo de 2020, 21:00h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Con el proceso de desescalada en pleno funcionamiento en nuestra región, se hace necesario extremar todas las precauciones para evitar nuevos rebrotes de la actual pandemia producida por la Covid-19. El comportamiento de cada uno de nosotros es clave para el devenir del conjunto de la sociedad. Un ejemplo de cómo la actitud de los ciudadanos puede marcar una diferencia en tiempos difíciles, lo tenemos en el pueblo de Eyam. Para comprender mejor este acontecimiento, debemos retrotraernos a la Inglaterra del siglo XVII.

Londres, primavera de 1665. Un brote de peste bubónica había llegado a las costas de Inglaterra a través de buques mercantes procedentes de Ámsterdam. Esta terrible enfermedad era causada por la bacteria Yersinia Pestis, la cual se inoculaba a los seres humanos a través de la picadura de la pulga. Las pulgas residían en los roedores, principalmente en ratas. Por desgracia, en aquella época se desconocía el verdadero origen de la peste. Los estudiosos de la época lo atribuyeron erróneamente a emanaciones tóxicas de las profundidades de la Tierra, enfermedades del ganado o simplemente un castigo divino por los pecados cometidos.

Para cuando las autoridades de Londres tomaron las primeras medidas, la peste ya se había extendido por los barrios más humildes de la capital, donde la población vivía hacinada. Algunas de las medidas decretadas fueron la cuarentena en las zonas más afectadas, la limpieza de las calles, encender hogueras gigantes o eliminar a todos los gatos y perros de la ciudad. Esto último se demostraría contraproducente, ya que implicaría una mayor propagación de las ratas. Para el mes de septiembre, se llegaron a contabilizar miles de muertes a la semana. Algunos afortunados consiguieron escapar de la capital hacia sus residencias en el campo. No obstante, los pobres de la ciudad no tenían esa opción. Los llamados ‘médicos de la peste’ carecían de los conocimientos necesarios para plantar cara a la epidemia. En total, se estima que murieron unas 100.000 personas para una población de medio millón de habitantes.

Aunque fue en la capital inglesa donde la enfermedad causaría mayores daños, la peste bubónica siguió expandiéndose por Inglaterra. La enfermedad llegó al pequeño pueblo de Eyam, a 250 km al norte de Londres, a través de los telares de un comerciante. En dicha localidad, todos los habitantes decidieron guardar la cuarentena durante más de un año con el objetivo de frenar la epidemia. Este comportamiento fue alentado por el reverendo de la localidad, William Mompesson junto con su predecesor Thomas Stanley. La cuarentena total permitió establecer un cordón sanitario que evitó la propagación de la peste a importantes ciudades como Manchester, Liverpool o Edimburgo. Los suministros se pagaban con monedas empapadas de vinagre a las afueras del pueblo.

A pesar de esta actitud heroica, sus habitantes tuvieron que pagar un peaje muy elevado. Como consecuencia de su comportamiento, 260 de sus vecinos perdieron la vida de un total estimado de 350 habitantes. Hubo casos sorprendentes de inmunidad como el caso del enterrador de Eyam, el cual logró sobrevivir a pesar de llevar a cabo las labores de enterramiento. En noviembre de 1666, el brote de peste se dio por desaparecido. Desde aquel entonces, la localidad de Eyam fue conocido popularmente como ‘el pueblo de la peste’, siendo un habitual reclamo turístico en la actualidad. El pueblo de Eyam debe servirnos como ejemplo de cómo nos debemos comportar ante una pandemia similar. El cartel a la entrada del pueblo siempre servirá de recuerdo para las generaciones venideras: “Cualquier medida que se tome antes de una pandemia parecerá exagerada. Sin embargo, cualquier medida que se tome después parecerá insuficiente”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios