www.cuencanews.es
Juan Rodríguez
Ampliar
Juan Rodríguez

Diálogo, Consenso, Constitución

domingo 06 de diciembre de 2020, 10:00h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El 6 de diciembre de 1978, millones de hombres y mujeres acudimos ilusionados a votar y, de manera mayoritaria, aprobamos en referéndum una Constitución democrática tras casi 40 años de dictadura. Ya han pasado más de cuatro décadas y una gran mayoría de quienes votaron aquel día tienen más de 65 años. Pertenecen, por tanto, al grupo de edad que más ha sufrido las consecuencias de la pandemia por covid-19. Hoy no sólo homenajeamos la propia Constitución; rendimos también un merecido tributo a la gran generación de españoles que la hizo posible con su voto, dando paso a grandes avances en todos los sentidos, así como a unos profundos cambios en nuestra sociedad. Una generación que en 2020 ha sido golpeada con más dureza que ningún otro grupo de edad por esta pandemia. En este aniversario, es de justicia que tengamos muy presentes a nuestros mayores: a los que ya no están, pero también a los que han sufrido en los hospitales o en la soledad del confinamiento sin poder ver a sus seres queridos.

Este año debemos ser aún más conscientes de la vigencia de los valores colectivos de nuestra Constitución. Juntos, como sociedad, estamos librando una batalla contra un virus ante el que el valor de los servicios públicos cobra un significado muy relevante. Una vez más se ha vuelto a poner de manifesto la importancia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; del personal de las Fuerzas Armadas; de los servidores públicos en general, y muy singularmente del personal de los servicios públicos de salud de todas las administraciones. Todos ellos representan la concreción de derechos y principios reconocidos por nuestra Constitución.

La mayor virtud del pacto constitucional radica en el consenso a través del diálogo como instrumento de renuncias y conquistas de quienes asumieron la necesidad de primar el acuerdo en aras del beneficio común. El propio texto refleja la pluralidad ideológica en la redacción de una norma que integra diferentes sensibilidades y ha servido para garantizar el mayor periodo de progreso y estabilidad de nuestra historia.

Debemos huir de cualquier interés por monopolizar lo que fue un éxito colectivo. Ensanchar las bases de apoyo es el mejor servicio que se puede hacer a la plena vigencia de nuestra Constitución, que reconoce, protege y ampara incluso el derecho a estar en desacuerdo con ella. No en vano, España es reconocida como una “democracia plena” por los principales foros internacionales de calidad institucional. Nuestra Constitución es, por tanto, parte esencial en la consecución de este logro extraordinario, nacido del compromiso con la libertad de millones de españoles, una libertad, como ya manifestara Don Quijote en sus conversaciones con el buen Sancho por la llanura manchega, por la que “se puede y debe aventurar la vida”.

Desde esta Constitución, que nos dimos el 6 de diciembre de 1978, derrotamos al terrorismo, superamos las consecuencias de diferentes crisis económicas, avanzamos en el estado de las autonomías reconociendo nuestra diversidad territorial como fuente de riqueza y no de conflicto. Y desde esta Constitución europeísta vamos a superar las consecuencias económicas y sociales de esta pandemia, impulsando a la vez las grandes transformaciones que debe afrontar nuestro país en esta nueva década, contando con el apoyo decidido de la Unión Europea y las esperanzas de que la ciencia pueda erradicar para siempre esta pandemia.



Juan Rodríguez Cantos

Subdelegado del Gobierno de España en Cuenca


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios