www.cuencanews.es
Usos y beneficios del amoniaco en la limpieza
Ampliar

Usos y beneficios del amoniaco en la limpieza

jueves 21 de enero de 2021, 20:44h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Las amas de casa buscan productos de calidad que limpie, desinfecte pero también que sea capaz de arrancar las manchas y salpicaduras de la grasa. Eso es precisamente lo que ofrece el potente amoníaco, y aquí te contamos cómo puede usarlo para realizar las tareas del hogar. Con ayuda del sitio web http://todobrilla.es hemos recopilado información útil para ti.

Amoniaco: Producto natural útil

Conocido también como azano, anomiaco o gas de amonio, este producto está compuesto de nitrógeno. Se trata de un gas incoloro pero con un olor que resulta bastante desagradable, por lo que se usa disolviéndolo en agua. Ahora bien, ¿Por qué es uno de los más destacados productos de limpieza si resulta ser fuerte?

Este contiene propiedades increíbles para eliminar la suciedad de todas las superficies, logrando eliminar manchas múltiples. Con este producto puedes quitar cualquier suciedad en suelos, azulejos, cristales y hasta muebles.

¿Sabías que el amoníaco se produce incluso en los seres humanos? En el momento que nuestro cuerpo descompone los alimentos que consumimos que contienen proteínas, estos se transforman en aminoácidos y amoníaco, este último se convierte en urea que expulsamos en la orina. Por lo que estamos hablando de un elemento natural que encontramos en muchas partes; también en el aire y el agua.

La gran mayoría de productos de limpieza están fabricados a base de amoníaco. De hecho, en los fertilizantes, este ingrediente es fundamental, sirviendo como nutriente para plantas y cultivos agrícolas.

Propiedades del amoníaco

Se estima que el 90% del amoníaco que se produce se usa en fertilizantes. Este permite que los alimentos se conserven mejor, sobre todo cuando hay que distribuirlos en zonas muy alejadas. De manera que este producto sirve como nutriente para el suelo, logrando que los alimentos se mantengan más sanos. Pero este no es el único uso que se le da al amoníaco.

Amoníaco para la limpieza

Su fórmula de NH3 lo convierte en uno de los mejores productos industriales de limpieza. Capaz de destruir bacterias en cualquier superficie, es ideal para mantener tu casa brillante y desinfectada.

Ahora bien, si vas a usar el amoníaco para limpiar, debes tener mucho cuidado pues es peligroso combinarlo con otros productos como la lejía. La razón es que se pueden producir gases peligrosos para tu salud. Además, hay que saberlo usar pues puede ser perjudicial para el medio ambiente, sobre todo para organismos acuáticos.

El amoniaco y la grasa

Uno de los usos más populares del amoníaco es su función desengrasante. Sus principios activos logran eliminar hasta la grasa más penetrada en tus paredes, cocina, incluso en la ropa. Es perfecto para limpiar hornos de forma efectiva.

Al mesclar el amoníaco con agua caliente, los resultados de tu limpieza serán más óptimos. El proceso correcto es limpiar con un paño humedecido con agua de amonio y dejar reposar el producto por lo menos dos horas. En ese tiempo, verás como la suciedad se ablanda, y podrás quitar los restos con una esposa de lavavajillas.

Productos de amoniaco para cristales

Los vidrios y cristales se limpian más rápido con ayuda del amoníaco. Por eso, para dejar brillante y traslúcidas tus ventajas y espejos, este es el producto perfecto. Tanto huellas como manchas serán arrancadas fácilmente en cuestión de minutos.

Limpiando baños con amoníaco

La forma más eficaz de dejar tu baño impecable es usando productos de calidad a base de amoníaco. Gracias a este componente, los azulejos quedan brillante, limpios y libres de bacterias. Si quieres eliminar manchas de óxido y moho, este es el producto que necesitas.

Ahora bien, si quieres darle este uso, recuerda no mezclarlo con lejía pues es sumamente peligroso. También no te olvides de colocarte guantes, ropa adecuada y protección en el rosto pues resulta abrasivo para la piel.

Uso del amoníaco para la madera

Arriba te dijimos que el amoníaco puede limpiar variedad de superficies, y es así. Con amoniaco diluido en agua se forma un limpiador de calidad tanto para suelos como para madera. La forma correcta es usar un paño humedecido con el amoniaco diluido e ir probando poco a poco en la superficie de madera.

Hay que tener en cuenta que el amoniaco pudiera quitar el barniz de tus muebles, así que debes asegurarte que no esté pintada con este producto. Ir probando poco a poco el amoniaco es lo que te ayudará a determinar si funciona sobre el tipo de madera que tienes en casa. Cuando se trata de madera de roble, este es perfecto para oscurecerla y devolverle la vitalidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios