www.cuencanews.es

No se lo cree ni ella

Por Redacción
x
localcuencanewses/5/5/16
martes 20 de diciembre de 2011, 23:17h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

La llegada del nuevo año está próxima y, como todos los comienzos, lo abordamos con esperanza en el futuro, en que nuestra situación personal, laboral y, por qué no, hasta el mundo, sea mejor en 2012. Sin embargo, hay 170 mujeres y sus hijos que van a comenzar el nuevo año con miedo a volver a casa. Son las  mujeres víctimas de violencia de género que se  encuentran en las casas de acogida a las que la presidenta De Cospedal ha retirado los convenios de colaboración que los sustenta en nombre de una falsa austeridad que lo único que busca es recortar a quienes menos tienen, a los más vulnerables,…

Con tristeza y frustración se comerán también las uvas las mas de 100.000 mujeres que este año no podrán ser atendidas en los 85 Centros de la Mujer de la región que cierran sus puertas y los 500 parados que desde el 1 de enero pasarán a engrosar las listas del paro en Castilla-La Mancha porque los trabajadores y las trabajadoras de esos centros se van a calle.



Lo cierto es que 2012, sin haber comenzado aún, ya se perfila como un año nefasto para las políticas de igualdad y contra la violencia de género por una decisión a todas luces equivocada, tomada por aquellos que pretenden dinamitar el estado del bienestar, la igualdad y la universalidad de derechos.

En Castilla-La Mancha hemos luchado durante muchos años para situarnos a la cabeza en políticas de igualdad y en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, pero a partir de ahora seremos los últimos de la fila. Gracias al trabajo de muchas mujeres y hombres se han dictado normas, como las relativas a la erradicación de la violencia de género o medidas para la conciliación, que han situado a las mujeres en una posición mucho más favorable y justa que hace años. Los Planes de Igualdad impulsados en nuestra región por los gobiernos socialistas han sido copiados por otras comunidades autónomas e incluso por gobiernos nacionales. En esta región hemos estado hasta el 31 de diciembre de 2011 en la cabeza de los recursos que garantizan el derecho a la información y a la asistencia a mujeres con una red de Centros de la Mujer que trabajaban en la formación, asistencia psicológica y jurídica a mujeres, a la vez que les prestaban ayuda para su emancipación económica, laboral y empresarial. Y ahora todo eso será Historia.

Todo ha cambiado desde que el pasado 2 de diciembre la presidenta regional anunciara su nuevo paquete de medidas de recortes que eufemísticamente llama Plan de Garantías de Servicios Sociales (¡¡¡Y una leche!!! Si la Sra. De Cospedal considera que suprimir es garantizar los “populares” tienen un grave problema de comprensión). Aquel fatídico día, la presidenta (a tiempo parcial) de Castilla-La Mancha  dijo que reducía casi a la mitad el presupuesto del Instituto de la Mujer regional, abandonando a su suerte a las personas más débiles de nuestra región: las mujeres que han sufrido y sufren la violencia de género y echando a la calle a los trabajadores de los centros, aunque no sea ella quien les firme el finiquito. Y es que esta decisión de la Sra. De Cospedal es maquiavélica donde las haya, pues al no renovar los convenios sabe que los trabajadores y trabajadoras de los centros irán a la calle, pasando la patata de los despidos a los ayuntamientos, que serán los que tengan que indemnizar a sus trabajadores.

La crisis y la situación económica de la región están siendo la excusa del PP para desmantelar el estado del bienestar y poner fin a las políticas progresistas en las que no creen, como las políticas de igualdad. Y esto no lo digo yo, lo dicen los hechos. El Gobierno de Castilla-La Mancha ha tardado seis meses en nombrar a la  Directora del Instituto de la Mujer, una tal Teresa Novillo -que pasará a la Historia por ser la que se cargó el mejor sistema de igualdad de toda la nación en tan sólo 15 días y por comparecer el día del cierre cual florero detrás del Consejero- y la primera comunicación que este órgano envía a los Centros de la Mujer es para anunciarles su cierre.

Me viene ahora a la memoria las declaraciones del consejero Labrador: “este Gobierno garantiza y garantizará siempre la atención a las mujeres de esta tierra”,  mientras los y las trabajadoras recibían las cartas de despido. O la imagen, siempre impecable, de nuestra presidenta en la conmemoración del Día Internacional Contra la Violencia de Género. Cinismo, creo que lo llaman…

Como  digo, en breves fechas vamos a dejar de ser punta de lanza contra la violencia de género, la sensibilización social y la concienciación que han hecho que cada vez sean más demandados los Centros de la Mujer y el resto de recursos de igualdad y todo amparado en una falsa austeridad que lo único que busca es recortar a quienes menos tienen, a los y las más vulnerables, a quienes no son como ellos y todo porque en la igualdad no cree ni el PP ni la Sra. De Cospedal.

 

 

Ramón Pérez Tornero
Twitter: @Ramon_Perez_T

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios