www.cuencanews.es
Visto para sentencia el juicio contra el profesor del Conservatorio por presuntos abusos sexuales
Ampliar

Visto para sentencia el juicio contra el profesor del Conservatorio por presuntos abusos sexuales

Por Redacción/ EFE
x
localcuencanewses/5/5/16
martes 30 de abril de 2019, 01:24h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El juicio contra el profesor del Conservatorio "Pedro Aranaz" de Cuenca, acusado de trece delitos entre los que se encuentran agresión sexual y abusos sexuales a menores, ha quedado visto para sentencia tras la cuarta y última sesión, después de que las partes hayan presentado sus conclusiones finales y el acusado haya renunciado a su derecho a la última palabra.

El Ministerio Fiscal ha mantenido su petición de 56 años de cárcel para el acusado por la comisión de trece delitos entre los que además de los citados se encuentran también exhibición de material pornográfico, contra la integridad moral o contra la libertad e indemnidad sexual, y mantiene que el profesor acusado estableció, durante años y con diferentes alumnos, relaciones de "control emocional" y dependencia que llevaban aparejadas un trato humillante, agresivo en las clases y, en el caso de algunas alumnas, delitos de naturaleza sexual.

La fiscal ha explicado que existe un "hilo conductor" entre los propios denunciantes, que eran en su mayoría personas introvertidas, con anhelo de triunfar en el mundo del piano y que empezaron a dar clase con el acusado a una edad muy temprana, entre los 8 y los 9 años.

La continuidad en el tiempo, según la Fiscalía, refleja una "unidad de acción" de estos comportamientos, ha subrayado, que el presunto abusador desarrollaba "aprovechándose de la docencia" y ha recordado que al estar encadenados en el tiempo, no han prescrito.

Ha subrayado también que "es ilógico pensar que personas de diferentes edades, que han ido a clase en diferentes momentos, se pongan de acuerdo en contar lo mismo".

También la letrada de la acusación particular, que representa a los ocho denunciantes, ha recordado el "miedo de las víctimas a que el resto de la sociedad las culpabilice" para explicar el retraso en presentar las denuncias, que se sucedieron en 2015 a raíz de la presentada por una de las exalumnas.

La defensa, por su parte, ha considerado que las acusaciones no han probado los hechos, y que no han presentado ninguna prueba más allá de los testimonios de los denunciantes que, según el letrado, "incurren en muchas contradicciones".

Ha calificado algunas de las declaraciones de "gazpacho", "mezcolanza" o "nebulosa de hechos y medias verdades", y ha resaltado que ninguno de los testigos presentados por la defensa percibieron durante tantos años un comportamiento inadecuado por parte del profesor, y que algo así se habría sabido en el ámbito familiar e incluso académico del propio Conservatorio.

Además, ha desechado que se pueda establecer un control emocional con una hora de clase a la semana y ha incidido también en que las clases y los cursos a los que asistían los denunciantes eran "voluntarios".

En el aspecto procesal, la defensa ha sostenido que la mayoría de los presuntos delitos de los que se acusa al profesor prescriben entre tres y cinco años después de que el demandante cumpla la mayoría de edad, plazos que ya se han cumplido en muchos casos, y ha descartado la acusación de agresión sexual al considerar que "desborda el auto del sumario", ya que su representado no fue acusado ni informado de dicho delito desde un principio.

El acusado, J.M.M.T., por su parte, ha rehusado hacer uso de su derecho a la última palabra alegando que no tenía nada que añadir a la declaración inicial que hizo el pasado día 24.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios