www.cuencanews.es
Castilla-La Mancha considera tan importante la capacidad diagnóstica como la conducta individual, en cuanto a prudencia y distancia social
Ampliar
(Foto: cuencanews.es)

Castilla-La Mancha considera tan importante la capacidad diagnóstica como la conducta individual, en cuanto a prudencia y distancia social

domingo 17 de mayo de 2020, 12:01h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El Gobierno de Castilla-La Mancha está realizando un gran esfuerzo para la detección de posibles casos de infección por COVID-19 y así lo indica tanto el importante número de pruebas diagnósticas que se han realizado, y se realizan a diario, como la puesta en marcha de los equipos de rastreo y el aumento de la capacidad diagnóstica.

Así lo ha puesto de manifiesto la consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández, en su comparecencia para informar acerca de la evolución de la pandemia al indicar que, desde su inicio, se han realizado 67.041 PCR y 101.947 test rápidos, lo que suma prácticamente 169.000 pruebas diagnósticas.

A esto hay que añadir el notable esfuerzo realizado para aumentar la capacidad diagnóstica con la puesta en marcha de los equipos de rastreo, compuestos principalmente por enfermeras, que esta misma semana han comenzado su tarea de vigilancia epidemiológica.

Estas enfermeras están reforzando el trabajo que ya venía realizando el equipo de Epidemiología para detectar lo antes posible los casos existentes. En el conjunto de España, la suma de estos equipos asciende a 2.300 profesionales, mientras que en Castilla-La Mancha son 517, las 90 que estaban en el equipo de Epidemiología a las que ahora se suman las 427 enfermeras incorporadas en los últimos días.

“Un esfuerzo muy importante para proteger nuestra salud”, ha dicho la consejera, y así lo demuestra el hecho de que Castilla-La Mancha tenga equipos similares en número a Madrid o Andalucía, comunidades que sin embargo triplican y cuadruplican el número de población respectivamente.

Para concluir este punto, la portavoz ha indicado que en Castilla-La Mancha se pueden realizar más de 5.000 PCR es diarias, lo que completa esa capacidad diagnóstica.

Toda Castilla-La Mancha en Fase 1

A partir del lunes, Ciudad Real, Toledo y Albacete se incorporan a la fase 1 por lo que Blanca Fernández ha subrayado que, tan importante como el diagnóstico precoz, es la conducta individual, en mantener la prudencia, la distancia social, las medidas higiénico sanitarias y todas las medidas de protección necesarias.

“No nos podemos relajar en ningún caso” ya que, tal como ha recordado, según los primeros resultados del estudio de seroprevalencia del Ministerio de Sanidad, en torno al 5 por ciento de la población en España está inmunizada, porcentaje que en Castilla-La Mancha asciende al 11 por ciento, lo que indica en cualquier caso que la inmensa mayoría de la población no está inmunizada, además de que aún se desconoce el tiempo que dura esta inmunización, por lo que la portavoz del Gobierno regional ha insistido en su petición de seguir manteniendo una “actitud responsable y conductas preventivas”.

Fernández ha recordado que a partir del lunes estarán permitidas las reuniones de hasta 10 personas, la apertura de bares y terrazas hasta un 50 % manteniendo las medidas higiénico sanitarias; la de comercios que tengan hasta 400 metros sin cita previa pero con un aforo del 30 por ciento; el turismo activo de naturaleza también con un límite de 10 personas; la apertura de las iglesias y lugares de culto también con un aforo limitado de ese 30 por ciento y es posible el traslado a segundas residencias, siempre dentro de la misma provincia.

En todos los casos, Blanca Fernández ha reiterado la llamada a la precaución y al cuidado de la higiene, tal y como indican las autoridades sanitarias, con la finalidad de evitar un incremento en el número de casos, también en la intimidad del hogar en las reuniones con familiares y amigos y en particular cuando haya personas de riesgo.

Evitar al máximo la movilidad

Para finalizar, la consejera ha hecho hincapié en la necesidad de evitar la movilidad que no sea imprescindible, dado que es un elemento clave en la propagación de la enfermedad.

“Nuestra salud está en las manos del sistema público de salud, de los profesionales sanitarios y de quienes tomamos las decisiones, pero también nuestra salud está en sus manos, en mis manos, en las de todas las personas. Pasar de fase no es una carrera, sino ir recuperando progresivamente nuestra libertad de movimientos y la economía, al mismo tiempo que aprendemos a convivir con este virus en tanto en cuanto no haya una vacuna o una cura definitiva”, ha finalizado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios