www.cuencanews.es
¿Qué hacer si no hay acuerdo entre los hermanos para vender una vivienda heredada?

¿Qué hacer si no hay acuerdo entre los hermanos para vender una vivienda heredada?

Este conflicto es bastante habitual a la hora de repartir entre los familiares los bienes de una herencia

miércoles 21 de octubre de 2020, 00:33h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

La pérdida de un ser querido siempre es un trago amargo que hay que afrontar. No obstante, después de la despedida y el luto correspondiente se abre un capítulo complejo como el reparto de la herencia que en ocasiones trae disputas y termina por desunir el núcleo familiar. Uno de los problemas más comunes surge a la hora de dividir el caudal hereditario y más en concreto en bienes indivisibles como pueden ser las viviendas.

A pesar de que se trata de un asunto espinoso, existen soluciones para aquellas situaciones donde no se produzca un acuerdo entre los herederos. ¿Qué se puede hacer con un inmueble si uno de los herederos no está de acuerdo con su venta? Existen respuestas a esta cuestión, pero primero hay que tratar de entender cuándo y cómo surgen los conflictos entre los herederos para posteriormente llegar a esta solución.

¿Cuándo surgen los mayores conflictos entre herederos?

El abogado conquense Fernando Castellanos, del despacho Castellanos y Asociados, conoce muy bien esta materia y explica que, bajo su criterio, “uno de los principales problemas sucede cuando se acepta la herencia pero no se realiza la partición o adjudicación de bienes y titularidades”.

Esto es así porque “inicialmente la adjudicación en proindiviso (derecho de propiedad parcial o compartido sobre un bien) puede parecer menos complicada”, pero una vez llega la situación “puede generar numerosos problemas en aspectos como los gastos fijos de dichos bienes, como pueden ser las cuotas de comunidades o las reparaciones necesarias para la conservación del inmueble”.

De hecho, el especialista recalca que los desacuerdos pueden venir por diversas circunstancias, como ejemplos menciona “el apego sentimental al bien en cuestión” así como “las diferencias en cuanto al criterio económico o condiciones de la venta”. Al final hay que recalcar que los herederos son dueños del todo por participaciones indivisas y, por ende, todos son dueños de todo.

Posibles soluciones

En ocasiones como estas una opción más que provechosa sería adjudicar a cada uno la propiedad de bienes concretos. De tal forma si se cuenta con cuatro hijos y hay una sola vivienda y dinero, lo ideal sería adjudicar a tres de ellos una cantidad económica equiparable al coste de la vivienda, que será la herencia del cuarto en cuestión. Así lo explica Fernando Castellanos que afirma que “la mejor opción para evitar la divergencia de criterios es la adjudicación de la cuota de la propiedad a un solo heredero”.

Por otra parte, el letrado cree que “la adjudicación en proindiviso podrá ser una buena solución si lo que se pretende es la venta inmediata del bien heredado”. Y es que esta decisión, añade, “supondrá la transformación del bien en metálico y un fácil reparto de éste”. No obstante, si de lo que se trata es de conservar el inmueble repite que “lo preferible es la adjudicación individual de los bienes”.

Escenarios más complejos

Una de las situaciones que más dificultad puede acarrear a los coherederos es el caso concreto de que el único bien hereditario sea una sola vivienda. Si hay tres hermanos que han recibido como única herencia un inmueble cada uno de ellos recibirá un tercio de su propiedad, ¿Qué pasará si en este caso no se alcanza la conformidad para vender?

Inicialmente hay que tener claro que un sólo hermano no puede vender la totalidad de la vivienda ya que necesita el consentimiento de todas las partes. En cambio, sí podrá vender su parte de la vivienda y serán los otros hermanos quienes cuenten con un derecho preferencial para poder adquirir esta ‘participación proindivisa’. Asimismo, un hermano se puede negar a vender su parte ya que ningún propietario puede estar obligado a vender una parte que es suya y de la cual no quiere desprenderse. De igual modo, el resto de copropietarios no están obligados a permanecer en la comunidad de bienes que constituye la vivienda y por ende pueden solicitar que ésta se divida para dejar de asumir los gastos de la vivienda.

Ante estos casos tan particulares o conflictivos se antojan tres posibles soluciones, siguiendo las palabras de Fernando Castellanos. En primer lugar una de las opciones es que uno de los hermanos compre la participación de la vivienda a los otros. Si por contra no se dispone de capital o no se quiere comprar esa parte correspondiente, una segunda solución podría ser la venta de la vivienda y posterior reparto del dinero. Finalmente, si no se encuentra ninguna solución y antes de recurrir a la vía judicial, siempre existe la posibilidad de acudir a un mediador que trate de acercar posturas e intereses.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

0 comentarios