www.cuencanews.es
Manifiesto por Cuenca solicita a entidades locales y Diputación un esfuerzo conjunto por atraer a nómadas digitales y teletrabajadores
Ampliar

Manifiesto por Cuenca solicita a entidades locales y Diputación un esfuerzo conjunto por atraer a nómadas digitales y teletrabajadores

Por Redacción
x
localcuencanewses/5/5/16
martes 06 de abril de 2021, 15:09h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Manifiesto por Cuenca cree que la provincia debería de posicionarse en la búsqueda de teletrabajadores y nómadas digitales, como ya han empezado a hacer otras provincias españolas y regiones extranjeras. Málaga, por ejemplo, vende su sol y playa por Europa y ha preparado una ventanilla única para atraer talento a sus localidades. Mallorca emplea un gancho similar en sus zonas de mayor influencia como Alemania, y tiene la experiencia turística y el mercado inmobiliario para absorber este flujo de trabajadores. Varios países nórdicos te emiten una visa de 60 o 90 días para que visites el país y trabajes unos meses allí y si te gusta, te ayudan a quedarte con deducciones fiscales, alojamiento y trámites burocráticos simplificados.

Cuenca también debería buscar su hueco en este mercado. Pues falta hace en una ciudad y provincia, donde la falta de industria hace que el número de empleos de alta cualificación, sea mínimo. Curiosamente esos empleos de alta cualificación son los que más teletrabajan. Cuenca debería de buscar a estos nómadas digitales y teletrabajadores por ejemplo, publicitandose en los transportes públicos de las grandes ciudades españolas, así como de las ciudades europeas con mayor presencia nacional o que más conocen nuestro país, como Londres, París o Berlín. Hay que vender nuestra cercanía a la playa, para quien la quiera, un bajo coste de vida, nuestro entorno único para la práctica del deporte, nuestra gastronomía y cultura, nuestro patrimonio, nuestra escuela rural. Mucha gente busca este tipo de vida y simplemente, no conocen Cuenca o no habían pensado en ello.

Pero para que esta realidad sea posible aún queda trabajo por hacer. El teletrabajador, sea nacional o extranjero, necesita de una buena conexión a Internet, un acceso a vivienda principalmente en alquiler y unas infraestructuras que le permitan moverse cuando sea necesario. En el caso de extranjeros, además de todo lo anterior, necesitarán ayuda frente al complejo sistema burocrático de creación de empresas y fiscalidad español. Una ventanilla única por parte de la Diputación, con información bien traducida al inglés, sería un buen comienzo. Y si en algún momento llegasen a materializarse los beneficios fiscales que se han solicitado para provincias como Cuenca, Teruel y Soria, éstos serían sin duda otro punto a nuestro favor para vender la deslocalización a nuestra tierra.

Ya antes de que comenzase la actual situación de pandemia mundial, se estimaba que entre un 30% y un 50% de los trabajadores realizarían jornadas laborales en remoto para 2030, y alternarían días en oficina, con días en casa o centros de trabajo más próximos a su domicilio habitual. El COVID-19 no ha hecho sino adelantar esta predicción a 2020, y ha obligado a las empresas a invertir enormemente en teletrabajo y a dejar de lado los tópicos que lo acompañan, como la baja productividad, el descontrol horario o la falta de coordinación entre miembros de los diferentes equipos.

Durante este último año nos hemos acostumbrado a ver en televisión, cómo grandes centros financieros mundiales, como la City londinense o Manhattan, parecen ciudades fantasma. Sus empresas han optado mayoritariamente por el teletrabajo para sus empleados y todavía se desconoce el impacto que esta transición tendrá en las economías de estas ciudades a medio plazo.

En España, aunque no de manera tan obvia por el menor peso de estos sectores de alto valor añadido en la economía, esta transición también se ha dado. Son muchos quienes, residiendo en grandes ciudades, y especialmente Madrid y alrededores, decidieron en algún momento de 2020 mudarse a lugares mucho menos poblados por diferentes motivos: calidad de vida, familia, masificación, situación económica. etc.

Habrá que estar atentos, pues Cuenca no puede perder este tren. El teletrabajo ha venido para quedarse y cuando toda esta situación sanitaria acabe, la gente no volverá en tromba a las oficinas, ya que tanto empleadores como empleados, se han dado cuenta de que es en el equilibrio entre trabajo a distancia y presencial donde está el éxito.

En Manifiesto por Cuenca queremos insistir en las ventajas de este modelo para luchar contra la despoblación. Es el momento de ponerse manos a la obra y desde esta asociación nos ofrecemos para colaborar con las administraciones públicas en este y otros temas que ayuden a mejorar el futuro de nuestra tierra.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios