www.cuencanews.es
Atracción acuática y una noria, novedades en una Feria de San Julián que los feriantes reciben 'con optimismo' tras la pandemia
Ampliar
(Foto: Rubén M. Checa)

Atracción acuática y una noria, novedades en una Feria de San Julián que los feriantes reciben "con optimismo" tras la pandemia

Por Rubén M. Checa
x
rubencuencanewses /5/5/16
viernes 13 de agosto de 2021, 01:36h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Una atracción acuática, al estilo de las existentes en los parques de atracciones, y una gran noria son las principales novedades del recinto ferial que este viernes abre sus puertas en la capital conquense, en unas fiestas de San Julián que los feriantes reciben “con mucho optimismo” tras el parón del año pasado por la pandemia.

Así lo ha podido comprobar Cuenca News tras un paseo por el recinto ferial de la capital ayer jueves, en donde se ha podido ver cómo los operarios trabajaban a contrarreloj en el montaje de todas las atracciones para la inauguración esta tarde del ferial de San Julián.

Este 2021 han vuelto a la capital aquellas atracciones que llevan haciéndolo toda la vida, como son el Escorpión, los coches de choque de nada más entrar, el saltamontes, El Dragón o Hollywood.

Pero como cada año, se cuela alguna nueva atracción en los 28.000 metros cuadrados de recinto, y este año, justo al final recorrido, los visitantes podrán encontrar dos grandes novedades: por una parte, una noria de 50 metros que ya vino en 2018, así como una atracción acuática.

En total, habrá instaladas un total de 35 atracciones, en un recinto ferial con capacidad para 1.900 personas, en donde el Ayuntamiento ha establecido una serie de medidas anti-covid como control de accesos al ferial, mascarilla siempre obligatoria y gel hidroalcohólico en cada puesto y atracción para desinfectarse las manos.

Además, como novedad este año, se ha puesto un horario a la apertura del ferial, que será desde las 19:00 horas hasta las 02:00 horas de la madrugada desde este viernes día 13 al 30 de agosto. Los días 17 y 24 de agosto serán los ‘Días sin ruido” y se reducirá notablemente el volumen de las atracciones para los niños con necesidades especiales puedan disfrutar de las fiestas. Además, este año habrá dos ‘Días del Niño’ con precios más económicos. Serán el 23 y el 30 de agosto.

Reacciones de los feriantes a la vuelta a la actividad

Entre los feriantes, este jueves por la mañana había optimismo puesto de cara a la apertura del ferial, no sin asegurar cierto miedo por la que pueda ser la respuesta de la gente.

Joni, que lleva toda la vida rodando por España con su tirachinas jumper, una atracción en la que los niños -de 2 hasta 14 años- se sujetan con arneses y pueden llegar a dar grandes saltos sobre una cama elástica, ha asegurado que esta es la atracción más demandada por el público, en donde se encuentra “un personal adecuado, con muchos rótulos anti-covid y bien formada”.

Así, ha reconocido tener “mucha alegría de volver, porque tenemos mucho gasto, y vivimos de ello”. Esta de Cuenca es una de las primeras ferias que está haciendo Joni, con la que espera “ganar algún dinerillo que mucha falta nos hace”.

Ha reconocido que “la pandemia ha sido dura, porque han anulado muchas fiestas, y nosotros como otros tantos feriantes de España hemos estado parados en casa, como muchas familias”. “Ha sido muy duro, y además tenemos muy poca ayuda del Estado, por lo que esperamos que nos ayuden más y que los ayuntamientos de comporten con nosotros”, ha expresado.

Además, ha asegurado que sí son optimistas, porque esperan tener “bastante público”, porque anular el año pasado fiestas a nivel nacional, cree que el público tendrá ganas de divertirse, sacar a los niños, que les gusta mucho salir”. “El dinero que se gana, se va a ir invirtiendo en cosas para el público, como ir mejorando la atracción y tener la vida un poco más decente, porque si no hay beneficio, mal asunto”, ha subrayado Joni.

De la misma forma se ha pronunciado Marina Carrero, tercera generación de feriantes que va recorriendo España con su tómbola ‘Cachichilandia’. A pesar de los aforos y los horarios que este año tendrá el ferial, ha esperado que vaya la gente. “Esperemos que vengan y con ganas. Vamos a mantener y cumplir las normas de seguridad para que no ocurra nada”, ha asegurado.

“Somos la tercera generación de feriantes con la tómbola. Como yo, algunos compañeros feriantes hemos tenido que buscar trabajo en otros sectores para poder sobrevivir claro, porque algunos nos hemos tenido ayudas, y aunque otros la han tenido, no ha sido lo suficiente como para mantener todo lo que conlleva el negocio, porque tenemos seguros de vehículos, ITV, y una serie de gastos”, ha explicado la feriante.

Así, ahora están contentos, porque por fin podemos hacer nuestro oficio, en el que hemos estado desde que hemos nacido, y también por dar un poco de alegría a la gente cuando vienen, que supongo que todos lo hemos pasado mal, ya sea económicamente o 2con perdidas familiares. ha sido duro para todos”.

“Para algunos sectores como el nuestro peor, porque no hemos podido desarrollar nuestra actividad, pero aquí estamos con fuerzas y con ganas de que venga la gente, atenderles bien. que se vayan contentos y que vuelvan al día siguiente”, ha indicado Carrero, que recuerda que lleva viniendo a Cuenca desde que se montaba el ferial en los terrenos junto al antiguo Club Serranía.

Incertidumbre y esperanzas al 50%

Joaquín Serna, con su atracción de caballitos, también lleva siendo feriante desde niño. Lleva viniendo a la capital conquense desde hace 5 años, después de un impás, ya que su atracción también la estuvo montando en los antiguos terrenos del club serranía.

Afronta este San Julián 2021 “con incertidumbre y con esperanza al 50%”, ha asegurado. “Las cosas no van a ser fáciles, pero tenemos la colaboración del ayuntamiento que nos ha dejado instalar con las medidas de seguridad, distancia e higiene, y ahora tenemos que ver cómo evoluciona”.

Vicente Cuevas, con sus camas elásticas, también se dedica a la feria desde toda la vida, que cogió el testigo de su padre, quien lo heredó de su abuelo. Este 2021 intentará “luchar todo lo que se pueda para ver si el público responde, aunque sea poco a poco”, ya que, tal y como ha explicado, han apostado “por la seguridad y la higiene en todo momento”.

“En las ferias en las que hemos podido funcionar, la gente ha respondido bien”, ha incidido, por lo que ha asegurado que este año “hay ganas, claro, porque hemos estado muchos meses parados, y quieras o no, los pagos vienen y todo vale dinero mantenerlo y tenemos que seguir funcionando”.

En la zona de picoteo esperan que la gente sí acuda a la feria

Javier, de Gofres El Manzano, también lleva toda su vida dedicándose a la feria. Este año se afronta “fatal”, ha incidido, ya que la pandemia “ha sido muy fuerte y cada vez peor, y el año que viene dicen que va a ser peor todavía”, ha asegurado.

“Vamos a ver si responde el público, esperamos que la gente si venga, porque ya que hemos hecho el gasto de venir, esperamos que bajen los conquenses y podamos trabajar, como antes, porque la cosa pinta que va a ir cada vez a peor”, ha subrayado.

Por último, Graziela es residente en Cuenca, y sólo pone su puesto de hamburguesas y perritos calientes aquí en la capital. Aunque tienen su puesto fijo en otro sector, están “expectantes” a ver qué tal la gente, como va a reaccionar, y se ha mostrado “optimista”, porque cree que la gente “va a venir, con su prudencia, pero va a venir”. “Nosotros tenemos nuestros trabajos fijos, pero sí que extrañamos la feria, se notó el año pasado que este dinero, que nos sirve para ir mejor, no entró”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios