www.cuencanews.es
Denuncian el aumento en un 4,8% de la siniestralidad en 2019 y piden reformular el sistema de prevención de riesgos laborales
Ampliar

Denuncian el aumento en un 4,8% de la siniestralidad en 2019 y piden reformular el sistema de prevención de riesgos laborales

Los sindicatos afirman que el COVID-19 ha hecho más evidente la debilidad de la prevención de riesgos laborales en España, por lo que piden cambios en la normativa para que la salud y la seguridad de las personas trabajadoras sea un eje central de las relaciones laborales y de las políticas económicas.

martes 28 de abril de 2020, 14:04h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Con motivo del 28 de abril, Día Internacional de la Seguridad y Salud en el trabajo, UGT y CCOO Cuenca denuncian el aumento de la siniestralidad laboral que se ha producido en la provincia en el año 2019, constatando la debilidad del sistema de prevención de riesgos laborales que se ha puesto aún más de relevancia con la crisis sanitaria del COVID-19. En el último año el índice de incidencia de siniestralidad laboral, esto es, el número de accidentes laborales con baja por cada 100.000 trabajadores, aumentó en Cuenca un 4,8% respecto a 2018 según el Ministerio de Trabajo, situando a la provincia como la sexta con más siniestralidad de toda España.

UGT y CCOO detallan que este aumento de la siniestralidad se ha venido produciendo en toda España desde la reforma laboral de 2012 y los recortes tanto en políticas públicas de prevención de riesgos laborales como en la inversión en este ámbito en las empresas que se derivaron de la crisis. “Si ya el sistema preventivo español se encontraba en una situación de debilidad, la llegada de la pandemia de COVID-19 ha terminado por arrasar la prevención”, afirman.

Los sindicatos remarcan que es necesario un cambio de paradigma en el ámbito de la prevención española, par que la salud y la seguridad de las personas trabajadoras “se convierta en la prioridad inexcusable y en el eje sobre el que pivote todo el sistema”. Para ello, UGT y CCOO demandan este 28 de abril más coordinación entre los departamentos de Sanidad y de Trabajo en todos los niveles de la administración, estatal, autonómico y provincial. “Para lograr la plena integración de la salud laboral en la salud pública es necesaria esa mayor coordinación, sin embargo, en lugar de reforzar las instituciones que deberían liderar ese proceso nos encontramos con reducciones de plantilla en e Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo y con escasez de inspectores de trabajo”, que, afirman, dificulta enormemente la atención a las denuncias por incumplimientos en este ámbito que presentan las personas trabajadoras y los sindicatos.

Un homenaje a las víctimas del COVID-19 y a los trabajadores de los servicios esenciales

Cada 28 de abril UGT y CCOO recuerdan a las trabajadoras y trabajadores que sufren accidentes y enfermedades laborales denunciando las condiciones de trabajo que están en el origen de esta lacra social y proponiendo cambios en la normativa y en las políticas para mejorar la salud y la seguridad; pero este 28 de abril no puede ser como el de otros años. “El recuerdo este año es para esas víctimas, para sus familiares, amigos y compañeros de trabajo, pero también para las personas trabajadoras, que aún a riesgo de su salud han dado la batalla a esta enfermedad en primera línea. Son los trabajadores y trabajadoras de los servicios esenciales, que han demostrado la importancia de la clase trabajadora para garantizar el funcionamiento de nuestra sociedad”.

Como siempre han defendido CCOO y UGT, la salud laboral forma parte de manera indisociable de la salud pública y esa realidad se ha hecho evidente con rotundidad con la pandemia del COVID-19. De hecho, los contagios en el ámbito laboral y en los desplazamientos vinculados están siendo importantes vectores de propagación del virus. “Venimos alertando de la contradicción entre el mantenimiento de un sistema económico que prima la obtención de beneficios empresariales frente a la salud de las personas trabajadoras, hemos visto como se diezmaban servicios públicos y política de prevención de riesgos laborales que ahora se revelan imprescindibles”. Por eso instan a que, tras la pandemia, la salud y la seguridad de las personas trabajadoras se convierta en un eje central en las relaciones laborales y en las políticas económicas.

Pese a todas las barreras, UGT y CCOO siguen trabajando para afrontar la crisis sanitaria defendiendo a la clase trabajadora, denunciando y exigiendo el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales allí donde sea preciso. “Normativa que, recordamos, ha de cumplirse incluso durante el estado de alarma. Nuestros delegados y delegadas de prevención y los comités de seguridad y salud trabajan cada día en los centros de trabajo para garantizar unas condiciones de seguridad y salud adecuadas para sus compañeros y compañeras”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios